Hoy en día y, gracias especialmente a los grandes avances tecnológicos de la Odontología conservadora, la endodoncia está volviendo a vivir un momento de auge. ¿Qué significa esto? Que cada vez hay más opciones de salvar una pieza dental y de hacerlo de forma menos invasiva. Como expertos en el tratamiento de endodoncia en Mahón, uno de nuestros mayores esfuerzos es conseguir salvar el diente siempre que sea posible.

Esta intervención se lleva a cabo cuando un empaste no es suficiente, bien sea por una caries demasiado profunda, una lesión o una infección grave. Aunque cada caso es totalmente diferente al resto, queremos compartir contigo una pequeña guía para que sepas identificar las señales de que necesitas una endodoncia. ¡Atento!

 

Estos son los síntomas de que podrías necesitar una endodoncia

Nuestro cuerpo siempre es el primero en comunicarnos cualquier problema relacionado con nuestra salud, por lo que, muchas veces, solo necesitamos escucharlo. Ante la proliferación de una patología bucal que pueda llegar a poner en peligro tus piezas dentales, lo cierto es que tu boca te enviará las primeras señales. Desde Clínica Blanc, hemos seleccionado las más habituales. Si empiezas a notar alguna o todas ellas, es el momento de que pidas cita con nosotros:

  • Aumento de la sensibilidad dental: si tu dentina se está desgastando como consecuencia de una caries profunda o una fractura, notarás un incremento de tu sensibilidad. Dada esta situación, te resultará muy molesto consumir alimentos y bebidas demasiado fríos o demasiado calientes. Además, esta hipersensibilidad generalmente viene acompañada de un dolor punzante al masticar.
  • Oscurecimiento del diente: uno de los síntomas más comunes e inequívocos de que la endodoncia será necesaria. Este oscurecimiento del diente aparece, por norma general, como consecuencia de un traumatismo y debido a que la zona está dejando de recibir el mismo flujo sanguíneo que antes.
  • Inflamación de las encías y mal aliento: la inflamación advierte, en muchas ocasiones, que existe una infección. Si además va acompañada de halitosis, puede estar indicando la presencia de abscesos de pus, lo que haría cada vez más urgente la visita al dentista.

 

Ponerse en manos de un experto ante la aparición de cualquiera de estos síntomas es fundamental para mantener tu sonrisa en buen estado por más tiempo, especialmente si padeces todos al mismo tiempo.

La endodoncia nos permite limpiar la raíz del diente y eliminar la infección en curso, por lo que es la técnica más efectiva para acabar con una caries profunda sin tener que sacrificar la pieza dental propia. Un gran avance odontológico que nos permite seguir cuidando de tu sonrisa con el mayor respeto.